El Museu Tàpies cerrará temporalmente por cambio de exposiciones del 24 de junio al 19 de julio de 2024. Gracias por vuestra comprensión.

 

 

maquettes-sans-qualité. Travail en grève / Trabajo en huelga

12.11.200416.01.2005

Fechas

12.11.200416.01.2005


Tienda

Catàleg “Kerry James Marshall” Postal Black Love

Más información

Comisaria

Nuria Enguita Mayo.


Hazte amigo
  • Facebook Fundació Antoni Tàpies
  • Twitter Fundació Antoni Tàpies
  • Instagram Fundació Antoni Tàpies
  • YouTube Fundació Antoni Tàpies
  • Telegram Fundació Antoni Tàpies
  • Pinterest Fundació Antoni Tàpies
  • Threads Fundació Antoni Tàpies

Cuando por numerosas razones, la hostilidad en la que vivimos nos impide llevar a cabo nuestros proyectos y aplaza indefinidamente nuestra realización, es probable que sólo podamos vivir nuestros desórdenes ahondando en profundidades aún no holladas.

Una maqueta es el modelo reducido de un decorado de teatro, de un edificio, de un conjunto arquitectónico. Pero una maqueta puede ser también un esbozo, el plan de una evasión, un ensayo reducido de un espacio donde poder contar, pensar el mundo y nosotros mismos dentro de él; un modelo sin garantías para un refugio, una suma de rudimentos para construir un lugar habitable que sería largo y complicado de engendrar.
Una maqueta no se impone, no aspira a la posteridad sino a la adecuación con un presente. Una maqueta contiene su propia negación, su propia destrucción como posibilidad, como principio constitutivo de su sentido; puede deshacerse y rehacerse fácilmente. Gracias a esa ligereza, conserva también una capacidad de sobrevivir en tiempos difíciles, de mantener sus potencialidades para momentos más propicios. Protege un equilibrio frágil entre lo que aún no es y lo que podría ser, ya que el porvenir radiante no es decidible, del mismo modo en que la libertad no podría ser una idea inmutable.

Las maquettes-sans-qualité son la forma dada a un espacio imaginario, un refugio que hace lugar a las múltiples voces convocadas por el corpus de un trabajo inacabado de prácticas artísticas. Este espacio, inaugurado en 1995 bajo el título Un problème non résolu, < 1995 – … >, vues partielles, ha tomado la forma de disposiciones discontinuas de fotografías y leyendas, de textos, de material audiovisual de consulta y de relatos de maneras de hacer.
Si no parece urgente hablar del autor o los autores de un trabajo en huelga, es acaso porque «conviene abandonar al autor como evidencia para reencontrarlo como problema». Y porque «la palabra ’obra’ y la unidad que designa son probablemente tan problemáticas como la individualidad del autor». Nunca vivimos solos los problemas no resueltos a los que nos enfrentamos, y sus secuelas, por muy invisibles que sean, están en el aire. Sería una especie de incoherencia querer identificar ante todo al autor único, principal, más que identificar los problemas…; una incoherencia en pretender ser el único, la única propietaria de la descripción de estos problemas comunes que forman el cotidiano en el que estamos inmersos.
A veces, somos vecinos de un acontecimiento, a veces estamos involucrados en él, a veces somos tan sólo informados de «lo que pasó», a veces creemos haber estado ausentes del lugar del drama y hoy más que nunca tenemos la impresión de que nos mantienen al margen de todo acontecimiento. Sin embargo somos varios los que sentimos que algo «huele mal», varios los que nos preguntamos dónde está el error, dónde están las soluciones, qué hacer, etc.

Aquellas, aquellos que actúan aquí, no llevan necesariamente las huellas de su trabajo en el rostro, del mismo modo en que una fotógrafa puede no hacer fotografías para producir imágenes. Se cita una mujer-fotógrafa como seudónimo. Una fotógrafa, que podría haber sido también una enfermera o un barrendero, y sus miradas sobre este mundo (o aquel mozo de café del que se escribió que es y al mismo tiempo no es lo que debe jugar a ser y cuya voz se habría oído aquí probablemente si, frente al filósofo, hubiera dejado de actuar). Fotógrafa-enfermera-barrendero citados no como categorías socio-profesionales sino como su superación, su alteración. Lo que queda por hacer está siempre en devenir y en el replanteamiento de los presupuestos. Una mujer-fotógrafa es varias/os a la vez, y es en esta pluralidad donde descansan los gestos, los actos practicados con otras mujeres y otros hombres cualesquiera. Es ahí también donde residen los sentidos abiertos por la anarquitectura de las maquettes-sans-qualité.